domingo, 25 de noviembre de 2018

Yubito







La palabra Yubito bien podría servir para nombrar a algunos de los variopintos animales que en estos tiempos son adoptados como mascotas. Sin embargo, no es bautizar gatos, ardillas, lagartos o loros la misión encomendada a este vocablo en el presente escrito, sino otra bien distinta. Veamos, pues, cuál es la tarea que le ha sido confiada.
Hace unos días, mientras aguardaba mi turno para ser atendido en una oficina bancaria, una señora también esperaba con un niño pequeño sentado en un carrito. El chiquillo reclamaba una y otra vez que le diesen a Yubito, pero como la madre desatendía su demanda, este, haciendo alarde de una prodigiosa garganta, comenzó a chillar, berrear, gruñir, aullar y, por momentos, creo que incluso llegó a barritar. Algo sorprendido por tan inesperado como estruendoso concierto, intrigado pregunté a la señora por tal deseado personaje. Algo desconcertada, me contestó que Yubito era el móvil, que así lo llamaba el niño porque ella se lo daba con frecuencia para entretenerlo viendo vídeos en Youtube, pero que se negaba a entregárselo porque en el último mes le había roto tres pantallas. Ante argumento tan "rompedizo", nada supe o quise objetar.
Entretanto, continuaba el recital al que se iban incorporando nuevas voces del elenco faunístico. El publico, mientras soportaba resignado la ampliación del repertorio, centraba su atención en el concertista y se preguntaba con desesperanza cuándo sería ejecutada la última pieza. La madre, percatada de la situación y arriesgándose a tener que comprar una nueva pantalla, con más bochorno que convencimiento, por fin entregó a Yubito, para gran regocijo del artista y no menos alivio del auditorio.


7 comentarios:

  1. Me has hecho sonreir con tu relato. Y bueno...antes era el televisor (la niñera que las mamás contrataban!
    Saludos Antorelo

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuánto tiempo sin saber de ti!
    Me alegra leerte,¡Bienvenido!

    ResponderEliminar
  3. Se avecinan generaciones de autómatas...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Todo un placer volver a deleitarnos con tus relatos.
    Que tengas una excelente semana.
    Saludos Antorelo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Lo vivo en carne propia. Mi peque está obsesionado pòr los coches y camiones y desde que averiguó que aparecen en yubito dibujos animados con tales personajes no deja de berrear hasta que se los pongo en el ordenador o en la tele. Todavía no sabe que también existe en el móvil...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. volver a leerte
    una entrada genial
    como siempre
    abrazos van muchacho para vos

    ResponderEliminar
  7. Es un relato precioso y que nos toca más o menos a todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar