lunes, 3 de febrero de 2014

Tarde de magia



Por aquel entonces Pablito aún no había cumplido los doce años, residía con sus padres en la capital y al comienzo de cada verano aparecían todos por el pueblo acompañados de una nutrida servidumbre. La casa de sus abuelos, donde se alojaban, tenía un inmenso jardín lleno de sombras y surcado por numerosos senderos y acequias. Después de la siesta, Mariano, Pepito, Juan, Manolo, Curro, Antonio y yo nos reuníamos con él para jugar en aquel paraíso: recorríamos los caminos, chapoteábamos en las regueras o, a veces, cogíamos frutos de algunos árboles para utilizarlos como munición en las batallas que solíamos disputar cuando jugábamos a la guerra.
Aquel verano Pablito nos sorprendió o, al menos, lo intentó con unos juegos de magia. Le habían regalado una gigantesca maleta bien pertrechada de cachivaches con los que, supuestamente, se podían realizar los más inverosímiles prodigios. Nosotros la mirábamos sorprendidos y nos preguntábamos qué guardaría tan misterioso baluarte, pero se negó a enseñarnos el contenido porque la visión de lo allí guardado solo estaba reservada al mago, que era él.
Una tarde nos convocó para hacernos una exhibición de sus saberes “truqueriles” y agasajarnos después con una su seductora merienda. A la hora establecida acudimos todos, nos acomodaron en unos asientos que previamente habían preparado y esperamos expectantes el comienzo de la prometida sesión; entonces apareció Pablito vestido de mago: llevaba una capa negra sobre los hombros y cubría su cabeza con una enorme chistera. Le dimos un caluroso aplauso que agradeció con generosas reverencias y que a punto estuvieron de derribar el descomunal sombrero. Ejecutó un primer truco que nos dejó atónitos, lo cual contribuyó a insuflarle no pocos ánimos; sin embargo, a medida que avanzaba la función, y debido a su escasas habilidades para hacer pasar lo prodigioso por real, el avispado público comenzó a descubrir las artimañas empleadas por el prestidigitador: averiguaba dónde estaba el pañuelo desaparecido, cuál era la carta que había que adivinar o qué había escondido en el doble fondo de la chistera. Viendo cómo el negocio naufragaba, arrancó a llorar emitiendo unos desgarradores lamentos que fueron oídos por las criadas de la casa, las cuales acudieron en tropel en auxilio del joven mago. Una se acercó a consolarlo, en cambio, otras, creyendo que le habíamos infligido algún daño, se dirigieron hacia nosotros con perversas intenciones. Ante un panorama tan inquietante, emprendimos con gran premura la huida seguidos de dos jóvenes fámulas que, escoba en mano, nos perseguían con gran encono. La fortuna quiso que abandonáramos la estancia, no sin antes haber recibido algún que otro escobazo, y alcanzáramos el jardín, donde con gran celeridad nos dispersamos y pusimos a salvo de tan malvadas y tenaces perseguidoras que, ante la imposibilidad de darnos alcance, vociferaban temibles amenazas contra nosotros. 
Recuperados de la extenuante galopada y con el amor propio resquebrajado, nos juntamos de nuevo para abandonar con presteza lugar tan inhóspito. Y así, de esta manera tan poco airosa, fue cómo nos arrojaron de aquel paraíso, a pesar de no haber mordido ninguna manzana.
Una vez cumplido el periodo de destierro, volvimos a encontrarnos con el malogrado ilusionista que, aprendida la lección, ya nunca se atrevió a enfundarse en el traje de mago, al menos, en presencia de tan vapuleados espectadores ...
 
 

47 comentarios:

  1. Me encanta tu manera de escribir, es tan especial que me lleva a viajar en cada historia, como si fuera parte de ellas!
    Pobre Pablito, se dio por vencido demasiado pronto y pobres expectantes que al parecer no se habian hecho de mucha "fama" con las criadas para que asumieran fuese su error je je...
    Preciosa historia, besos, feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando yo era pequeño, si los mayores acudían en ayuda del niño llorón, desencadenaban un proceso de rechazo hacia el protegido que comenzaba casi siempre por llamarle "Pablito el mimao".
    ¡Qué tiempos!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ay, pobre niño! Qué poco contribuyó el público a mantener la ilusión y la magia que él pretendía regalar :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno...
    Me he imaginado la escena, y más sabiendo ahora que no era ficción, y me ha resultado entrañable y divertida a la vez.
    No sé que habrá sido de Pablito pero demasiados mimos a veces hacen más mal que bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que resulta muy cómico, pero seguro que su recuerdo será de un signo bien distinto. Quien más quien menos ha pasado algún trance de niño y de no tan niño que le ha dejado públicamente en ridículo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pobre niño...si él solo queria hacer unos juegos de magia.
    Como dice Paco, quien no ha sufrido en sus carnes alguna situacion de ese tipo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Todas estas cosas de la infancia tienen su cara y su cruz y todos seguro que recordamos algunos de ellos.

    ResponderEliminar
  8. Una narración muy bien trenzada. No hay nada peor que querer pasar por lo que no se es, tarde o temprano le ocurre a uno como a Pablito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ha sido fácil imaginar el maravilloso jardín y a sus pequeños invitados.Una lectura amena y divertida, aunque supongo que llevarse algún que otro escobazo para los niños no fue divertido.Basada en hechos reales, esto todavía está mejor.
    Un abrazo Antorelo.

    ResponderEliminar
  10. La vida está llena de frustraciones y cuanto antes nos acostumbremos mejor :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Una situación muy bien relatada. Seguro que Pablito no era una experto mago, pero tampoco los espectadores se lo pusieron muy fácil. Debemos reconocer que los niños, cuando quieres, saben ser muy crueles. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  12. Pobre Pablito, pero está claro que para ser mago hay que ensayar mucho...
    Abrazo!

    ResponderEliminar


  13. Si en algún momento la melancolía
    llama a nuestra ventana recordemos:
    que siempre habrá un pájaro que nos cante,
    un niño que nos sonría y una mariposa
    que nos brinde su belleza…
    …y el paisaje cambiará de color.

    ¡¡Feliz mes del amor y la amistad!!

    En "Mis caricias del alma" he dejado unos presentes,
    si te apetece verlos por si alguno te pudiera encajar,
    lo dejo en tus manos. Gracias!!


    Un abrazo
    con el rocío del afecto.


    Atte.
    María del Carmen


    ResponderEliminar
  14. Creo que, a más de uno, le sucedió lo mismo que a Pablito con el maletín tan famoso, en según qué tiempo, de "Magia Borrás" :):)
    Claro que, en otro escenario y sin fámulas con mala idea o exceso de celo:)

    Te felicito por el relato. Me ha encantado:)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Muy lindo recuerdo. Esas cosas suceden con los niños, quieren ser grandes ilusionistas y terminan llorando. Pero a ustedes les quedó el recuerdo de la diversión vivida.

    Un abrazo Antorelo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Pobre Pablito! Sus trucos de magia, usados para acapoarar la atención de sus amigos, en vez de alzarle como el cabecilla del grupo le hundieron hasta el más mísero de los ridículos. Menos mal que todo se olvidó y ya no hicieron falta más malabarismos para que todos creyeran en él.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho este relato pues me ha recordado mi infancia cuando hacíamos teatro, música y otros números...con suerte de no acabar como Pablito.
    Un placer estar de nuevo por aquí Antorelo y disfrutar de tus escritos.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  18. Hermoso relato, me trae recuerdos de la infancia. De ese niño que todos llevamos dentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Pues no estuvo mal el desenlace de la función, porque en lugar de ser vapuleado el artista por malo, fueron vapuleado los espectadores por pacientes.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


  20. Si quieres la luna, no te escondas de la noche.
    Si quieres una rosa no huyas de las espinas.
    Si quieres amor, no te escondas de ti mismo…

    Un abrazo lleno de energía positiva,
    para celebrar a tu lado
    con alborozo el fin de semana.


    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  21. °º♫♬° ·.
    Brincadeiras inocentes de crianças.

    ░B░O░A░

    ░S░E░M░A░N░A░!!!

    °º♫♬° ·.
    Beijinhos.
    °º♫♬° ·.

    ResponderEliminar
  22. Un relato entretenido y muy bien escrito, y me has trasladado a esas tardes tórridas de veranos donde en una casona destartalada y vieja nos refugiábamos toda la panda confabulando contra otra pandilla rival.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Tienes una gran capacidad
    de transmitir la poesía de lo cotidiano,
    me ha encantado.

    ResponderEliminar
  24. Hay veces que uno quiere sobresalir por algo espectacular y después resulta que es un churro, la decepción puede ser de lo más triste, pero los niños… lo pueden todo, hasta olvidan lo que no conviene. Una entrada muy entretenida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Infinitas gracias por emocionar nuestros sentimientos con la belleza de tu relato. Mil besinos de esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
  26. Cuando uno es principiante es fácil caer en equívocos. En la magia todos los pasos deben llevar un orden estricto. Alguna vez me dio por realizar trucos que
    divertí al público y al mismo tiempo pasé momentos emotivos.
    Gracias por recordarme esta circunstancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. ·.°•.¸♡♡


    ✿彡 ♫°Bom fim de semana!
    Beijinhos.¸.•°✿✿⊱
    °•.¸♫♬° ·.Brasil

    ResponderEliminar
  28. Me gusta el relato y
    más aún el entorno que detallas
    con tanta precisión y poesía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. hola chico estas creciendo a diario con tus textos
    felicitaciones

    ResponderEliminar
  30. No me extrañes que ya estoy aquí.

    besos

    ResponderEliminar


  31. Mantén los ojos fijos en las estrellas
    y la esperanza floreciendo en el corazón,
    mientras los sueños que persigues
    se adhieren al seno de la ilusión…

    Te envío un abrazo desde la distancia
    con la mano puesta en los sentimientos,
    para desearte un magnifico miércoles!!

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  32. Un bonito relato. Tengo un nieto que le encantan los juegos de magia, Los niños con su imaginación lo pueden todo, lastima que los adultos, a veces, no los entendamos.
    Me alegro de leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Me gusta como escribes. Un relato entrañable que, al igual que Proust se remontaba a los recuerdos de su infancia al comer una magdalena, a mí tu relato me ha llevado al otro extremo del Mediterráneo y me ha provocado una cascada de sentimientos y emociones que han fluído a borbotones y me han desbordado el alma.... Algo parecido me ocurrió de pequeña con una máquina de cine que me habían traído los Reyes.... no lloré, pero hube de reembolsar el dinero a la "gente" porque en medio de la película se atascó la máquina....Jamás hubiera podido describir la escena con la precisión, naturalidad y elegancia con que tú has descrito tu relato. Enhorabuena. MVR

    ResponderEliminar


  34. Hoy la alegría me ha despertado con;
    una sonrisa en los ojos,
    un beso en los labios,
    y los brazos extendidos,
    para compartir contigo,
    un abrazo de luz y armonía...

    ¡¡Feliz domingo salpicado,
    por el rocío y aromas de la mañana!!


    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  35. Una escena que bordas a la perfección, con esa sensibilidad tan tuya, eres un maestro de la palabra, y de cada figura, que transformas en pura poesía. Maestro que eres!

    Buena vibra y besos.

    ResponderEliminar
  36. Paso a saludarte y desearte buena semana.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  37. Que gran post. Comparar la huida con el Paraiso. Me gustado la puesta en escena pero más el mensaje. Hay muchas personas que actúan como magos en la vida. A unos le salen bien los trucos y a otros menos bien . Estos últimos lejos de reconocer su poca destreza, todavía responsabilizan a los demás porque las cosas no han salido bien.
    La falta de humildad no es buena consejera. El niño era un poco prepotente.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  38. Feliz carnaval y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar


  39. No hay que tener miedo de hacer lo imposible,
    aún cuando los demás no piensen
    que lo podremos lograr.

    Recordemos que la historia está repleta
    de logros increíbles alcanzados
    por aquellos que fueron lo suficiente decididos,
    para creer en sí mismos.

    Un abrazo de sencillas flores
    Para finalizar la semana
    Con aromas de primavera…

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar
  40. °º♡♡彡
    Bom Carnaval!

    ♡♬° ·. Bom domingo!
    Ótimo mês de março!
    Beijinhos do Brasil.
    °º♡♡♬° ·.

    ResponderEliminar
  41. gracias por compartirte con nosotros
    los dos tenemos gans de ....amar

    ResponderEliminar
  42. He pasado a desearte un bonito día

    ResponderEliminar
  43. Es un texto que tiene mucha frescura, Antorelo, con él uno puede viajar, el truco de magia es el tuyo, que me transportó a una situación tan bien detallada.
    Gracias por haberme indicado que viniera a leerlo, pues se me había pasado.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar