lunes, 30 de mayo de 2016

Siseo


El lance que voy a referir lo presencié hace unos días mientras paseaba por una calle de cierta ciudad cuyo nombre no viene al caso. Delante de mí caminaba una señora joven con su hijo de cinco o seis años. De improviso, el niño emprendió una veloz carrera, la madre, muy fina ella, con voz melosa casi le imploraba: ¡Ricardín, stop! Ricardín, stop! ¡Ricardín, stop! El chico, ajeno a tan extravagante mandato, prosiguió con su galopada. La señora, al ver que sus órdenes no eran obedecidas en inglés, pasó a darlas en español: ¡Ricardín, párate! ¡Ricardín, párate! ¡Ricardín, párate! Pero tampoco el español era capaz de detener la vertiginosa huida del zagal. Viendo la buena mujer que las lenguas de Shakesperare y Cervantes juntas eran incapaces de sujetar al desenfrenado Ricardín, se lanzó al galope detrás del chiquillo hasta alcanzarlo, algo que le costó no poco tiempo y esfuerzo, además de que un inoportuno traspiés a punto estuvo de estrellarla contra una farola.

La visión de espectáculo tan esperpéntico me retrotrajo a mi infancia, donde las madres de aquella época, en estas o parecidas situaciones, apenas utilizaban palabras, y mucho menos en inglés, sino que recurrían al universal, polivalente y, sobre todo, eficaz siseo, que unas veces te obligaba a abandonar lo que estabas haciendo y otras, en cambio, te disuadía de acometer cualquier empresa prohibida. Por la cuenta que le traía, el receptor debía interpretar correctamente el mensaje que venía envuelto en el siseo y enseguida actuar en consecuencia, pero hoy los tiempos ya son otros y aunque a veces las órdenes se impartan en más de un idioma, su cumplimiento resulta con frecuencia harto dudoso...


25 comentarios:

  1. Los tiempos cambian y las costumbres también. Mi madre tenía dos muy psicológicos modos de hacerme entrar en razones; el chancletazo y el coscorrón.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Uyyyy! a qué llamas siseo?. Por aquí bastaba un coscorrón o una mirada fuerte!...jejeje!
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ahora se habla demasiado y se actúa poco. Y los niños se ríen de sus padres, unos padres sin energía y con poca autoridad. El cariño no está reñido con una correcta educación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que nos se trataba de impedir que el chiquillo dejara de corretear por un restaurante, para obligarlo a ocupar su lugar en la mesa.
    Dicha dos veces en tono imperioso y en inglés, desmerecería un poco al chaval.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Y hasta, a veces, bastaba una mirada para detener al infractor. Pero sí, parece que ahora todos los idiomas no bastan para frenar desmanes :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Eran otros tiempos. Hoy día ya no obedecen a nadie.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente los tiempos cambian, antes se utilizaban menos las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mucho más rápido y eficaz, desde luego.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Feliz día de San Juan y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. que placer leerte y ver como ves las cosas

    ResponderEliminar
  12. Feliz mes de julio y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Feliz fin de semana y felices vacaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pues yo, que soy de la antigua escuela, en la mía, en mi aula y fuera de ella, sigo utilizando el siseo, que es paralizante y efectivo al 100x100.
    Jajajaa! Está muy bien la anécdota.

    Abrazossssss...
    ;)

    ResponderEliminar
  15. Jeje. Lo peor no es que no obedezca el niño, lo peor es que puede ser peligroso para su integridad física y moral.
    Como ha cambiado la sociedad estos últimos 40 años.
    Si antes ya era complicado educar, ahora aún lo es más.

    ResponderEliminar
  16. De aquella época recuerdo también las miradas, como dice Edurne, paralizantes.

    Saludo enorme, Antorelo.

    ResponderEliminar
  17. siempre me sorprendes con tus maravillosos textos

    ResponderEliminar
  18. Hola Antorelo: Qué te sucede que no escribís en tu blog? Espero sea el cansancio del verano. Te dejo un fuerte abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  19. He pasado por aquí para desearle unas Felices Pascuas y un Próspero Año Nuevo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Feliz Año Nuevo! Saludos
    JC

    ResponderEliminar
  21. si no te paras te tiro de los pelos...jajajaj
    ¿como estas?
    como está tu verano?

    ResponderEliminar