lunes, 1 de junio de 2015

Lázaro de Tormes y otros "pícaros" de la modernidad I y II


El escrito de hoy versará sobre la novela picaresca titulada Vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, obra anónima publicada en el año 1554. En él intentaré establecer un paralelismo entre la figura del protagonista y el perfil de aquellos otros pícaros que tanto abundan en nuestro tiempo.
A lo largo de  mi vida, más de una vez me acerqué a los siete tratados de dispar extensión que componen la obra, pues, además de procurarme gran entretenimiento y diversión, nunca me separé de ellos sin haberme llevado valiosos conocimientos sobre la condición humana, ya que su lectura me mostró comportamientos de los que saqué aleccionadoras y provechosas enseñanzas.
Comencemos, pues, y comparemos a nuestro protagonista con algún pícaro de la modernidad, aunque prefiero que sea el lector el encargado de escoger a este último, pues seguro estoy de que no hallará dificultad para tal menester, por ser muchos los que prosperan en todos los ámbitos de nuestra sociedad.
El protagonista de nuestra novela es un desventurado llamado Lázaro, hijo de padres sin honra, natural de Tejares (aldea salmantina a orillas del río Tormes), el cual cuenta  en primera persona su vida miserable desde que nació hasta que se casó en Toledo, de manera poco honorable, con la criada de un arcipreste. Su existencia está llena de privaciones, hambre, egoísmos, explotación, engaños, burlas. A causa de su origen, es persona sin oficio ni beneficio, sin caudales, sin letras. Será criado de muchos amos: sucesivamente servirá a un ciego, a un clérigo, a un escudero… Su vida será con los distintos amos una constante pelea por algo tan viejo como la vida misma: el hambre. Ella será el motivo que impulsará sus acciones, será la musa que inspirará sus mentiras, sus tretas, sus engaños y, en definitiva, todos sus actos. Los amos a los que sirve son sus antagonistas que, mediante sus comportamientos, obstaculizan los propósitos y acciones de Lázaro encaminados a buscarse los medios para subsistir. Sus picardías son raterías de poca monta, todas ellas dirigidas a procurarse el sustento.
En  cambio, algunos de los pícaros modernos son  hijos de padres respetables, no han sufrido explotación, ni hambres, ni privaciones. Más bien todo lo contrario: de poco o nada han carecido y han llevado una vida confortable y llena de comodidades. Debido a su origen son personas de letras, con empleo, con posibles, con oficio. Dada su situación social, estos pícaros de la modernidad actúan movidos por motivaciones bien diferentes a las de Lázaro. La musa que guía sus acciones no es el hambre, sino un afán desmesurado por obtener riquezas para atesorarlas: la codicia. Se valen de sutiles estratagemas para  obtener provecho engañando a los demás y, de esta manera, agasajar y contentar a su musa.
Ya hemos visto cómo Lázaro desde niño tiene que servir a muchos amos con los que no consigue quitarse el hambre de encima; algunos pícaros de ahora, aunque resulte paradójico por el rango que ocupan en la sociedad, también son servidores, aunque de amos bien distintos: el amo al que todos ellos sirven es el dinero, su auténtico dueño y señor, y que en forma de presente ofrendan a su musa, la codicia, para complacerla y aplacarla.
La sociedad, conocedora de la calamitosa vida de Lázaro, el menguado botín obtenido con sus pillerías y, sobre todo, las razones que impulsan su comportamiento, no lo considera un delincuente y no insta a la justicia a que persiga sus fechorías. Es más, en muchos casos, sus víctimas suelen ser amos que lo explotan y lo tratan de forma despreciable, lo cual despierta cierta comprensión y hasta benevolencia para con él. En cambio, sus homólogos contemporáneos, sin escrúpulo ni miramiento alguno, engañan utilizando refinadas prácticas carentes de ética y moralidad. Como muchos son los perjudicados y cuantioso el importe de sus desmanes, grande es  el desprecio que promueven en la ciudadanía. A diferencia de Lázaro, que no constituye una amenaza para la sociedad, nuestros pícaros se han ganado el repudio y el rechazo de la misma, que urge a la justicia para que los persiga y condene por sus delitos, aunque dicho propósito diste mucho de verse cumplido.
La forma en que se nos revelan sus fechorías es bien diferente. Lázaro, sabedor de la insignificancia de sus trastadas, nos las cuenta él mismo; los otros, conocedores de la trascendencia de sus desmanes, callan.  Su privilegiada posición social hace que se consideren invulnerables pero, a veces, llega el momento en que lo oculto deja de serlo y su invulnerabilidad vulnerada, entonces negarán con tesón lo evidente.
Por último, ambos mudan de condición,  aunque de manera muy distinta. Lázaro consigue el cargo de pregonero gracias al arcipreste de la iglesia toledana de San Salvador, quien además le ofrece una casa y la oportunidad de casarse con una de sus criadas, con la finalidad de disipar los rumores que se ciernen sobre él, ya que era acusado de mantener una relación con ella. Sin embargo, tras la boda los rumores no desaparecen y Lázaro comienza a ser objeto de burla por parte del pueblo. Lázaro pierde su honorabilidad para convertirse en pregonero porque, por fin, este empleo lo va a liberar de las zarpas de su fiel e inseparable compañera: el hambre. Sus homólogos también sacrificarán su reputación y prestigio por convertirse en amos de lo que dueño ya tenía y, con las rentas de semejante negocio,  llevar una vida aún más próspera y regalada.
Aquí detengo estas divagaciones, no porque se hayan agotado, sino porque este artículo quebranta ya la norma que tanto elogia la importancia de la concisión...
 
 

32 comentarios:

  1. Este artículo apareció hace tres años, en junio de 2012. Lo publiqué en dos entradas, dada su notable extensión. Como las situación a la que hago referencia poco ha cambiado desde entonces, hoy lo publico completo, aunque sea un poco largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay equiparación posible, aunque no nos resistimos a comparar. El de ahora no es un pícaro, salvo que se tratara de un pedigüeño o de un ratero de poca monta de esos que se buscan la vida en el metro. Los de ahora son unos redomados sinvergüenzas que ponen en peligro lo que hemos construido entre todos con nuestro trabajo y nuestros impuestos. Y además están en el poder. Su referente histórico no sería Lázaro, sino, por ejemplo, el Duque de Lerma, el valido ladrón de Felipe III.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ya quisieran llegarle a la suela del zapato, a los actuales ladrones que ni tienen gracia, ni tienen arte para robar, sólo les sobra mala leche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hoy también hay muchos Lazaros. Son todos aquellos que van a la cárcel por robar un poco de comida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los tiempos no es que no cambian, cambiamos para peor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola antorelo!todo se repite solo que ahora son mas sofisticados y con peor indole.
    Muy buen articulo Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Los de ahora no son pícaros.
    Son criminales y mafiosos que se sirven de la democracia para robarnos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No se parecen mucho los pícaros actuales, no. Pero es que en realidad a los actuales yo los llamaría otra cosa más contundente y merecida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Perdón, estaba en la otra cuenta, pero supongo que usted ya sabe que soy la dame masquée aunque no lo haya llamado monsieur :)

    ResponderEliminar
  9. A pesar de los siglos pasado cambian algunas personas, pero el sinvergüenza es el mismo. Hoy son corruptos, sin hambre, con trabajo importantes, casas, y sin conciencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lázaro era un producto de su tiempo, aquel en el que el hambre y la miseria estaban a la orden del día y no había un papá estado que cubriera ni siquiera las necesidades más perentorias de los más débiles. Quizá hay que mirar más hacia arriba, hacia los ministros, secretarios y validos que formaban la compleja maquinaria del estado. La nobleza cortesana mostraba el mismo mal que hoy los corruptos: la política como forma de enriquecerse. Y ahí estaban los Antonio Pérez, duque de Lerma o conde-duque de Olivares, que no habían conocido privaciones y que se encargaron desde sus posiciones de convertirse en corruptos similares a los de hoy día. En ellos tienen sus modelos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Pues sí: realmente no tienen nada que ver, uno y otros. Me ha gustado la comparación que has hecho.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. No se la evolución de la picaresca española no ha sido para bien, los pícaros de hoy en día son más bien gente sin escrúpulos y sin vergüenza que desgraciadamente hacen sus fechorías con total impunidad e incluso con el aplauso de nuestra sociedad, o parte de ella
    Interesante reflexión como siempre que vengo aunque últimamente no sea muy a menudo, un placer
    Te dejo besos en conserva por si tardo

    ResponderEliminar
  13. Aquellos pícaros lo eran por necesidad, pero los de hoy día lo son por otras muchas cosas y seguro que hasta menos honorables. Me ha encantado tú relato.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado que pongas todo el articulo completo. Tu lectura no cansa.
    En la historia siempre ha existido de una forma o de otra el afán por el poder, por el dinero. Es una verdadera vergüenza que tengamos que vivir con estos personajes.
    Sabemos lo que se descubre. ¿ Cuantas más cosas ignoramos que no saldran a la luz?
    Da miedo pensarlo.
    Tu comparación está muy bien conseguida.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Picaros que nos gusta recordar.
    Muchos besitos

    ResponderEliminar
  16. lo actual lo pasado no import
    a lo importante es ver lo que nos gusta
    nos asombra
    nos engalana
    nos hace soñar con cosas bellas
    mil besos muchacho

    ResponderEliminar
  17. Jopeeeeeeeeeeeeee, yo que pensaba contarlos, snif, snif

    ResponderEliminar
  18. Qué interesante entrada la que nos dejas. Muchas gracias por pasar por mi blog .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Qué interesante entrada la que nos dejas. Muchas gracias por pasar por mi blog .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Antorelo, según te leía me vinieron a la mente tantos nombres propios de personajes "ilustres", parece mentira, pero la pillería está tan vigente hoy como en el pasado, distintas maneras, más sofisticadas, los tiempos así lo exigen, pero en esencia, el mismo afán de lucro, de aprovechamiento de la credulidad, de la buena voluntad de muchos...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  21. Qué bueno hubiera sido que en mi época de estudiante el profe de literatura me explicara las cosas como tu lo has hecho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Qué bueno hubiera sido que en mi época de estudiante el profe de literatura me explicara las cosas como tu lo has hecho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Feliz verano y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Buenasssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar