viernes, 15 de junio de 2012

Lázaro de Tormes y otros pícaros de la modernidad II (lea antes la 1.ª parte)



La sociedad, conocedora de la calamitosa vida de Lázaro, el menguado botín obtenido con sus pillerías y, sobre todo, las razones que impulsan su comportamiento, no lo considera un delincuente y no insta a la justicia a que persiga sus fechorías. Es más, en muchos casos, sus víctimas suelen ser amos que lo explotan y lo tratan de forma despreciable, lo cual despierta cierta comprensión y hasta benevolencia para con él. En cambio, sus homólogos contemporáneos, sin escrúpulo ni miramiento alguno, engañan utilizando refinadas prácticas carentes de ética y moralidad. Como muchos son los perjudicados y cuantioso el importe de sus desmanes, grande es  el desprecio que promueven en la ciudadanía. A diferencia de Lázaro, que no constituye una amenaza para la sociedad, nuestros pícaros se han ganado el repudio y el rechazo de la misma, que urge a la justicia para que los persiga y condene por sus delitos, aunque dicho propósito diste mucho de verse cumplido.
La forma en que se nos revelan sus fechorías es bien diferente. Lázaro, sabedor de la insignificancia de sus trastadas, nos las cuenta él mismo; los otros, conocedores de la trascendencia de sus desmanes, callan.  Su privilegiada posición social hace que se consideren invulnerables pero, a veces, llega el momento en que lo oculto deja de serlo y su invulnerabilidad vulnerada, entonces negarán con tesón lo evidente.
Por último, ambos mudan de condición,  aunque de manera muy distinta. Lázaro consigue el cargo de pregonero gracias al arcipreste de la iglesia toledana de San Salvador, quien además le ofrece una casa y la oportunidad de casarse con una de sus criadas, con la finalidad de disipar los rumores que se ciernen sobre él, ya que era acusado de mantener una relación con ella. Sin embargo, tras la boda los rumores no desaparecen y Lázaro comienza a ser objeto de burla por parte del pueblo. Lázaro pierde su honorabilidad para convertirse en pregonero porque, por fin, este empleo lo va a liberar de las zarpas de su fiel e inseparable compañera: el hambre. Sus homólogos también sacrificarán su reputación y prestigio por convertirse en amos de lo que dueño ya tenía y, con las rentas de semejante negocio,  llevar una vida aún más próspera y regalada.
Aquí detengo estas divagaciones, no porque se agotaran, sino por aquello de lo excelente de la brevedad.


46 comentarios:

  1. Aunque nada bueno se puede decir del que vende su honorabilidad, siempre es más justificable el que lo hace por el hambre que el movido por la codicia de llenar todavía más unas alforjas que ya rebosan.
    Y ni el pícaro de ayer ni el sinvergüenza de hoy cambian nunca. Como ya se dice al final de otra gran obra de nuestra picaresca, el Buscón, del insigne Quevedo "no cambia de fortuna quien muda de lugar y no de vida y costumbres".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Antorelo: creo yo que, debido a la superabundancia de ladrones y sinvergüenzas en este país, van a aparecer ahora muchos pícaros para poder superar las condiciones en que aquellos nos han dejado. Ya ni siquiera podrán los pícaros hacerse pregoneros. Nadie les va a escuchar. La sociedad habla mucho de la solidaridad, pero ésta no existe. Y no sigo tampoco yo por aquello de lo excelente de la brevedad. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nada es ya lo que parece (Aunque nunca lo fue) y Lazaro se reinventa en un mundo sin razón. Maravillloso.

    ResponderEliminar
  4. Muchos venden su alma al diablo.

    Y estàn contentos. No saben que todo vuelve.

    El Diablo siempre cobra su precio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lázaro era un picaro, donde la picaresca existia para poder subsistir.
    Los de hoy, no se les puede llamar "Picaros"...tan sólo existe una palabra que los engobla a todos ellos..."LADRONES Y CHORIZOS".
    Pocos de ellos seran perseguidos o penados...los más tontos o bajos del escalafon se pringaran, y los haran callar con otras dádivas.
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hace poco que estuve en Toledo y esta es una de las iglesias que me quedó pendiente de ver y aunque está cerca de santo Tomé me encandilé con el Greco...
    En los tiempos que corren les falta gracia a los bribones y picáros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Actualmente no diría yo que es picaresca tiene otro nombre completamente diferente ...y hay personas que cuanto más tienen más quieren aunque sea a costa de los demás .Una sutil crítica es tu escrito ... no hace falta mencionar los nombres de los "picaros actuales " ya que sólo con leerlo enseguida vienen a nuestras cabezas.
    Un abrazo Antorelo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con Lázaro, que al menos es lo bastante honesto para contarnos él mismo sus trastadas. Siempre es preferible la gente a la que se ve venir.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. La picaresca tiene un hilo de continuidad que llega a nuestros días.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Antorelo, es época de carencias, por lo tanto de picaresca a nivel del día a día, pero no son importantes los que roban para comer… si no los ladrones de guate blanco que siempre han existido que son los más sinvergüenzas.
    Una entrada muy interesante y actual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Riee tú de la picaresca del sigo de Oro español... la que existe ahora es menos inocente y mucho más de sinverguenza, vaya que deja a la del Lazarillo en pañales.

      Eliminar
  11. No por breve queda menos claro, en la comparación con Lazaro queda patente la calaña de los "pícaros" actuales, son tanto, están tan arriba, nada queda a salvo, están en los puestos de poder, algunos pagarán su culpa pero ¿y los que están más arriba, aquellos que lo han consentido porque les venía bien tenerlos ahí? No nos merecemos esto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me quedo sin saber quiénes son los pícaros actuales. Dame alguna pista.

    ResponderEliminar
  13. Pícaros me parece muy suave para definir lo que están haciendo algunas personas con nuestro dinero.

    Demasiado suave.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. ... que bien les iría a "algunos" leer con atención ésto!!!!

    un saludito

    ResponderEliminar
  15. Yo no llamaría pícaros a este atajo de golferas que hemos de sufrir.
    Más quisieran estos tener el "arte" de Lázaro

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Hay mucha similitud pero la diferencia y estoy de acuerdo con Trini, es que efectivamente Lazaro me cae mucho mejor que éstos truhanes de ahora
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  17. Hola Antorelo!! Nos ha tocado vivir en un tiempo en el que parece que la ambición de algunos no tiene límite. Creo que falta conciencia social y un cambio de mentalidad de quienes se creen con derecho a todo. Buen fin de semana. Un saludo

    ResponderEliminar
  18. La cosa está fea! Yo no se si son incompetentes, estúpidos o si quieren hacer de nosotros tontos. Europa esta un caos.

    Un beso
    Flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te invito a América Latina, Flor, entonces verás lo que es caos y violencia.

      Eliminar
  19. Quizas la unica diferencia entre Lazaro y los otros es la manera como los conceptualiza la sociedad...al final ambos obtienen un botin, y ambos callados o pregonando cometen fechorias bajo el ala de una sociedad que los forma. Pobres seres sin valores, aun no pueden despertar el alma a la verdadera libertad...y lo peor es que existen por todo el mundo.
    Me encanta como escribes Antorelo!
    besos,

    ResponderEliminar
  20. Cuando termino la dictadura y comenzó la democracia, muchos se llenaron la boca diciendo que se acabaron los enchufes en la administración y el enriquecimiento a través de ella, hoy... para que seguir, todos sabemos lo que pasa.
    Desde hace treinta años los políticos,con su comportamiento y sus leyes, han hecho una sociedad sin ética, moral ni honor,

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  21. Estoy con Toro: llamar "pícaros" a estos elementos es demasiado suave ¿puedes imaginarte como les llamaría yo?
    Están muy bien estas dos últimas entradas ¿continuará?

    Un abrazo.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  22. Lázaro, en fin, es buena persona, porque lo que hace lo hace por necesidad, no por avaricia ni ánimo de lucro. Roba poco y con ingenio, aunque casi siempre le pillan. Los otros lo hacen a gran escala, amparados por el sistema, que hace la vista gorda. Son los grandes ladrones de la sociedad, los que se forran con el dinero de otros a manos llenas, sin arrepentimiento. Lázaro está en la miseria por mucho que se esfuerce y puede ser condanado a galeras, a que le corten la mano o a la pena capital; los otros llegan a ministros del reino, generales y obispos. El mundo cambia poco, me temo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Que te puedo decir que no sepas o imagines en cuanto a mi forma de pensar y sentir, por sobre todo sentir, hay momento en que se me revuelve no el estómago, no, el alma...

    Abrazos muchos, Antorelo y linda semana.

    ResponderEliminar
  24. Y cuánta razón tienes. Vivimos rodeados de gente despreciable que mira por engrandecerse, llenarse de riqueza a consta de Lazarillos carentes de valor por robar una barra de pan...banqueros, empresarios, políticos...todos miran alrededor de su propio ombligo.
    1 beso de indignación.

    ResponderEliminar
  25. Hermoso relato y estudio del ser humano y sus relaciones, la verdad es que mucho tenemos que mejorar para considerarnos personas de bien, que conviven y respetan a sus semejantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Impresionante texto, donde desarrolla la vida de los truhanes, que bien podriamos aplicarla a muchas personalidades pùblicas que conviven con nosotros actualmente.

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  27. Tu brevedad es rica, no se queda en el camino.
    Formas de vida que han quedado grabadas en historias muy interesante y que el tiempo no ha podido con ellas.


    mariarosa

    ResponderEliminar
  28. Refinado texto para describir la "picaresca" actual. Felicitaciones Antorelo por estas dos excelentes y bien estructuradas entradas sobre los "pícaros modernos".
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  29. Excelente, Antorelo, como bien dices, lo breve aquí vale, pues lo presentas de una forma en la que uno no puede aburrirse.
    No hay forma de comparar aquello con esto que hoy sucede.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  30. Todos tenemos algo de que arrepentirnos, no seas tan duros con el pobre lazaro. :)

    saludos,

    petra

    ResponderEliminar
  31. Hoy por hoy querido y admirado amigo gracias a la picaresca de los chorizos que nos gobiernan está nuestra España que da un inmenso placer verla y vivir en ella . Muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea feliz fin de semana con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  32. Sin dudarlo, me quedo con el amigo Lázaro, que a estos pícaros de hoy en día, por no llamarlos otra cosa... mejor tirarlos de cabeza al río!

    Un abrazote!
    ;)

    ResponderEliminar
  33. Un abrazote y linda semana, Antorelo.

    ResponderEliminar
  34. Maravilloso lo que escribes y comentas
    que mas puedo decirte
    un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Nos pones al día de la literatura clásica
    castellana con tu disertación que tanto enseña.

    ResponderEliminar
  36. Mi querido amigo, en el mundo actual encontramos lazarillos pícaros en cada esquina. Hace unas semana, iba al taller literario, caminaba tranquila, era temprano. Pasa a mi lado un señor, bien vestido, cabello blanco, lo que menos parecía un sinvergüenza. Se adelanta,se inclina y levanta del piso un paquete que dice Loto, justo en el momento que paso yo, lo abre y me dice, Miré alguien ha perdido el dinero del loto y me muestra un fajo de varios miles de pesos. Yo, medio despistada, le digo: AY pobre persona quien lo perdió. Y seguí mi camino. Unos pasos más adelante comprendí que había sido un truco para estafarme. Me volví y el caballero, que de caballero no tenía nada, había desaparecido, como por arte de magia.
    Ya vez, aún hoy hay Lazaros de Tormes dando vuelta.

    ResponderEliminar
  37. Siempre es inquietante leerte Antorelo,
    que tengas un buen fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Nuestro Lázaro estrujo su cerebro para poder sobrevivir, estos de ahora solo dicen:"Pilla, pilla".
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  39. Hola, saludos, que tengas un lindo inicio de semana, un gusto visitar tu blog, yo te invito a visitar el mio (El Blog de Boris Estebitan) y leer un poema mio titulado "The Ballad of Boris Esteban", es un poema a la esperanza.

    ResponderEliminar
  40. Hola amigo! He leído tus dos reflexiones o entradas del Lazarillo, es un libro del que conozco a penas retazos famosos ya que no lo he leído, así que me ha resultado doblemente interesante.

    Lo triste de la sociedad actual es la tiranía a la que el dinero y el poder tiene sometida a gran parte de la población, entre la cual no me considero, je je.

    El objetivo de Lazarillo era distinto, solo pretendía sobrevivir, espero poder leer tus próximas entradas del Lazarillo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar