lunes, 1 de noviembre de 2010

La planta de las mil leyendas


Año tras año, esta planta acude con puntualidad a la cita contraída con el otoño. Su nombre: la mandrágora (Mandragora autumnalis), que en el lenguaje de las flores significa horror.
Sus raíces, que recuerdan lejanamente la forma del cuerpo humano, han sido consideradas como portadoras de poderes mágicos. Este hecho ha dado lugar a las muchas y variadas leyendas que se le atribuyen. El filósofo griego Teofrasto, discípulo de Aristóteles, nos dice que su raíz se utilizaba para los filtros amorosos. Plinio, escritor y naturalista latino, cuenta que cuando se quería arrancar la mandrágora se cavaba la tierra alrededor de la raíz, se ataba esta con una cuerda y el otro extremo se amarraba al cuello de un perro, luego se hostigaba a animal para que tirase. Al extraerla, la planta profería un grito espantoso y el perro moría. De esta manera, se evitaba el castigo destinado al que la arrancaba y se podía utilizar como talismán. Durante la Edad Media, sus raíces se tallaban para aumentar su semejanza con la figura humana y se conservaban como muñecas, a las que se vestía y ofrecía alimento: su función era atraer la buena suerte sobre la casa. En algunos países se fabricaban amuletos de la buena suerte. También era utilizada en los exorcismos para alejar los demonios de los posesos.
La Literatura, que tampoco ha escapado a su hechizo, la menciona en sus libros con frecuencia. Sirva lo que sigue como refrendo de lo anterior. En el Génesis (30, 14-15), Raquel pide a Lía que le entregue las mandrágoras que su hijo ha encontrado en el campo, pues ya estaba extendida la creencia de sus propiedades fecundatorias. Asimismo, se cita en el Cantar (7,14). Maquiavelo, estadista y escritor italiano, hacia 1513 escribió La Mandrágora, comedia en cinco actos, en la que Calímaco, enamorado de Lucrecia, hace creer al marido de esta que posee una receta de poción de mandrágora, la cual convierte en fecundas a las mujeres estériles. En Romeo y Julieta (acto IV, escena III), Shakespeare pone en boca de Julieta la comparación de los gritos que cree oír en la tumba con los gritos que, se dice, emite la mandrágora al ser arrancada, que volvía locos a los que lo oían y mataba al que la arrancaba. También da nombre a una importante revista literaria fundada en Chile en 1938.
En estos días, cuando el otoño ha recorrido un buen trecho del tramo que lo separa del invierno, he visto que varias de estas plantas prosperan junto a un bosquecillo de encinas. El paraje nada tiene de inquietante: más bien todo lo contrario; sin embargo, cuentan que en las inmediaciones del lugar han ocurrido algunas desgracias. Ninguna relación -pienso- hay entre los lamentables sucesos y la presencia de tales plantas o, a lo mejor, puede que la haya...

44 comentarios:

  1. Interesante aporte!
    Me encantan estas historias, son muy atrayentes y de mucho interes.

    Felicitaciones Antorelo!!

    Esperando ansioso la siguiente publicación :)

    Un abrazo!

    Andrés Z.

    ResponderEliminar
  2. Buena reseña.

    La mandràgora, es la planta màgica por excelencia.

    Pero siempre asociada a la muerte.

    Didàctico.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ufff la verdad exelente relato, exelente historia. Me gusta mucho como escrbís y la vuelta que le das al texto. saludos

    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que la mandrágora ha dado mucho de sí.
    Una vez leí que existía la creencia de que la mandrágora siempre crecía debajo de los árboles en los que ahorcaban a los condenados. Se decía que un ahorcado siempre eyaculaba en el momento de su muerte. El semen que caía a la tierra era la semilla que daba lugar a una planta, cuya raíz tenía forma humana. Si dos enamorados comían de esa raíz, mantendrían su amor eternamente.
    También recuerdo "La mandrágora", un disco lleno de hilarantes e ingeniosas canciones, grabado conjuntamente por Joaquín Sabina, Alberto Pérez y Javier Krahe.

    No sé si las mandrágoras que crecen en ese bosque de encinas tienen relación con las desgracias que han pasado, pero, por si acaso, yo no las tocaría.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Buen aporte. Curiosa planta nos has traído y curiosas sus leyendas.

    No pasees mucho por ese encinar, por si acaso. Je je

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Antorelo! es la primera vez que escucho de esta planta particular, me encantó lo que cuenta la literatura y las distintas lecturas que dejó en la historia. Todos los días se aprende algo nuevo!
    Un beso enorme!!!
    Marga

    ResponderEliminar
  7. Interesante recorrido histórico referente a la plantita, de desigual fama y aprecio según las épocas. No sé en qué efecto, beneficioso o perjudicial, se inspiraron los músicos españoles que, hace unas décadas, actuaron y grabaron bajo el mote artístico de "La Mandrágora". Entre ellos, el inigualable Javier Krahe y el ingenioso Joaquín Sabina. Saludos, Antorelo.

    ResponderEliminar
  8. Es la primera que me entero de la mandrágora

    Verdaderamente me has sorprendido me se de memoria el Génesis y no me di cuenta lo que Raquel le pide a Lía

    Facinante lo que nos compartes

    Un beso Anto

    ResponderEliminar
  9. Antorelo, felicitaciones por el premio bien merecido! por mi parte quedé perpleja de que me hayas elegido aunque no tengo idea de que se trata te lo agradezco!
    Marga

    ResponderEliminar
  10. Aunque algo habia oido, menuda informacion nos acabas de ofrecer, vamos que cuando vaya a algun encinar voy a recordarte...tendré cuidado por si acaso.
    Me encanta Sabina y ahora me he quedado con la curiosidad porque se hicieron llamar en aquel entonces " La Mandragora", pero creo intuirlo , buscare informacion...

    Muaks.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante, la verdad es la primera vez que leo sobre esta planta sobre todo veo que es mencionada en todo tipo de libros inclusive la Biblia...gracias por el post y por tus lindos comentarios en mi blog al cual siempre eres bienvenido.....
    Un beso y un abrazo de oso ☺

    ResponderEliminar
  12. Excelente historia que desconocía y me he empadado de principio a fín. Gracias por estos buenos retazos. Que tengas un buen día. Saludos
    Ramón

    ResponderEliminar
  13. Genial, Anto! Me encanta leerte y descubrir temas desconocidos!!

    Abzs del Alma, mi niño!

    Bss!

    ResponderEliminar
  14. Antorelo, vine a retribuirte la visita y me encontré con un muy interesante texto. Es muy cierto, la mandrágora tiene una presencia fuerte en la literatura, pero no conocía al detalle, como tú lo haces, sus especificaciones. Por las dudas, ten cuidado cuando pases cerca del paraje donde crecen, mayormente a la noche.
    Te agradezco haber pasado por mi blog, ya me anoto como seguidor tuyo así no perdemos contacto habitual.
    Un abrazo de este brasileño en Argentina.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  15. Hola me paso a saludarte y desearte buen fin de semana , conocia la planta pero no su nombre , interesante lo que pones .


    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Qué interesante e instructiva esta descripción de la mandrágora. Es todo un placer descubrirte con la variedad que generas.
    Gracias por el premio (creo que todavía no te las di) Ya lo he puesto en mi blog, y además he creado un enlace. Me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Momentos re_dulces esta semana y Abzs del Alma, amigo mío!!!!

    ResponderEliminar
  18. ¡QUE INTERESANTE!

    no conocía le historia de esa planta, es muy buena la reseña que has escrito.
    seguramente me va inspirar más de un cuento de misterio, tendré que poner al final: Bibliografía de Antorelo.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  19. Tu información me ha parecid tremendamnete interesanye ya que pensaba que eran la mayoría leyendas sin fundamento.
    Vengo a agradecer tu visita y me gusta lo que veo creo que estáre un ratito curioseando con tu permiso
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Gracias por tu visita , estoy esperando una nueva entrada tuya :)

    Un abrazo Anto

    ResponderEliminar
  21. Hola Antorelo, muchas gracias visitar mi bolg y sobre todo por dejarme tu comentario. Vengo a devolverte la visita y me quedo de sguidora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Antorelo. Me alegro que hayas pasado por mi blog, porque me ha dado la oportunidad de conocer el tuyo. Desconocia esta leyenda de la mandrágora es muy intereante. Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Y también sale en harry Potter, ¿lo recuerdas? gracias por entrar en mi blog, seguiré el tuyo con mucho agrado,
    un beso

    ResponderEliminar
  24. Anto ,vengo a desearte un buen fin de semana

    Besos Amigo mio :)

    ResponderEliminar
  25. Hola me paso a desearte buen fin de semana

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Conocía a la Mandragora pero no su leyenda, gracias por acercarnosla.
    Te devuelvo tu visita, ha sido unn placer leerte.
    Un saludo desde Sevilla.

    ResponderEliminar
  27. Hola Antorelo, te he seguido desde el blog de Madame en el que coincidimos.
    Algo sabía de la mandragora pero con tu información ahora estoy bien ilustrada.
    Me ha gustado mucho tu blog, te invito al mío, quizás te guste.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Yo siempre tendre unida en mi mente la mandragora a la deliciosa obra de Maquiavelo, que usted nos recuerda aqui.

    Muchas gracias por la visita, monsieur. Me ha parecido muy interesante su blog, así que yo también le seguiré.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  29. Recuerdo que cuando me dijiste que conociías esa misteriosa y "terrible" planta, me entraron ganas de verla, pero al final no lo hicimos.
    Ah! sale mi nombre junto con el de un compañero con el que hago el blog de la biblioteca del insti :-(

    ResponderEliminar
  30. Nos rodea el misterio en cada esquina, en cada planta, en cada casa abandonada. Muy buena historia.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  31. Aprendi algo nuevo hoy, no sabia este dato de la mandragora.

    Interesante blog

    Petra

    ResponderEliminar
  32. Muy buen fin de semana para ti también, Antorelo. ¿Es meter presión pedirte que subas algún texto nuevo? Se te extraña.
    Humberto

    ResponderEliminar
  33. Paso a desearte un estupendo fin de semana. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  34. Sí, Antorelo, el mail que está en el blog es el mío.
    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  35. Estimado Antorelo,

    Pase a ver si habia algo nuevo para comentar. ES domingo y tranquilo por aqui.

    Gracias x pasar por mi espacio.

    Saludos,

    Petra

    ResponderEliminar
  36. Una de las plantas que me fascinan en historia y complejidada través del tiempo es la mandrágora...escribo sobre ella sin piedad...un lujo encontrar sus letras.

    Besiño.

    ResponderEliminar
  37. Lunes ya comienza la semana y vengo a dejarte un beso :)

    ResponderEliminar
  38. Shibumis de luz y vida, Anto y Abzs del Alma!
    Buen fínde!!

    ResponderEliminar
  39. Hola, Antorelo! Qué interesante lo que cuentas. Estaba tratando de recordar si había visto alguna en el bosquecillo detrás de la casa de mi hija, en Tarragona, pero no la tengo presente.
    Un placer venir a visitarte.
    Te dejo un beso y feliz semana!

    ResponderEliminar
  40. Me encanta que escribas sobre la mandrágora. Muy buen post, Antorelo. Un abrazo y feliz semana santa

    ResponderEliminar
  41. yo y mi chica la provaremos y si funciona os lo diremos

    ResponderEliminar